Las nuevas tecnolog�as en la educaci�n

Anuncios Google:
Tecnologias Informacion
M�ster oficial en gesti�n integral de tecnolog�as de la informaci�n. | www.uem.es/Gestion_TIC
Escuela CICE Madrid
Dise�o Gr�fico, Programaci�n, Postproducci�n, �Certif�cate! | www.cice.es/escuela-nuevas-tecnolog
Cursos Gratis del Inem
+600 Cursos Gratis (Subvencionados) Ap�ntate a hacer Cursos Sin Pagar | CursosGratis.eMagister.com


  1. **Introducci�n.**
  2. **Planteamiento del problema.**
  3. **Argumentos en pro y en contra.**
  4. **Conclusi�n.**
1. INTRODUCCI�N.
Hoy en d�a hay que enfrentar la enorme tarea de mejorar la ense�anza de las ciencias para satisfacer las demandas y desaf�os de una econom�a globalizada. Las salas de clase de la regi�n deben ser transformadas en centros de aprendizaje abierto que ofrezcan programas de ciencias basados en la pr�ctica, el pensamiento y la realidad. Las tecnolog�as de informaci�nmodernas, si son utilizadas en forma apropiada, ofrecen a todos el potencial para poder llegar a alcanzar la vanguardia de la ense�anza de ciencias y. Para ello, se esta creando e implantaci�n de una red de educaci�n virtual utilizando los �ltimos conceptos e ideas de la educaci�n a distancia, de tecnolog�as avanzadas y modos apropiados de conectividad.
Este entorno cada d�a adquiere m�s importancia, porque para ser activo en el nuevo espacio social se requieren nuevos conocimientos y destrezas que habr�n de ser aprendidos en los procesos educativos.
Las nuevas tecnolog�as de la informaci�n y de las comunicaciones est�n transformando la sociedad , y en particular los procesos educativos.
Las redes digitales son parte de ese cambio social, pero hay que tener en cuenta muchas tecnolog�as coadyuvantes.
El tel�fono, la radio y televisi�n, el dinero electr�nico, las redes telem�ticas, las tecnolog�as multimedia y la realidad virtual son tecnolog�as a tener en cuenta.
La Pedagog�a habla de educaci�n para los medios, de alfabetizaci�n audiovisual y de alfabetizaci�n informativa.
Las Nuevas Tecnolog�as posibilitan la construcci�n de un nuevo espacio social.
Dicha transformaci�n es lo suficientemente importante como para que pueda ser comparada con las grandes revoluciones t�cnicas como la escritura, imprenta, que transformaron la educaci�n.
El derecho a la educaci�n universal tiene que ampliarse, porque los espacios sociales se han ampliado. Lo cierto es que el entorno digital emergente exige dise�ar nuevas acciones educativas, complementarias a las ya existentes.
No basta con ense�ar a leer, escribir y hacer c�lculos matem�ticos, adem�s de introducir conocimientos b�sicos de historia, literatura y ciencias. Todo ello es necesario y lo seguir� siendo en los espacios naturales y urbanos en los que tradicionalmente se ha desarrollado la vida social.
2. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA.
La globalizaci�n ha sido favorecida y va acompa�ada de un amplio y vigoroso desarrollo tecnol�gico, vinculado especialmente a las llamadas "nuevas tecnolog�as de informaci�n" e internet, pero no es la tecnolog�a en s�. Lo cual, desgraciadamente, se confunde con mucha frecuencia.
Sin embargo, se encuentra pr�cticamente disponible para cualquier persona o instituci�n un conjunto de herramientas de hardware y softwarepara dar soporte a la actividad individual y organizacional en el marco de una concepci�n global. La convergencia de los medios tecnol�gicos (a diferencia de los conceptuales, que parecen tender hacia la diversidad), la integraci�n de servicios como los de telecomunicaciones, cable, televisi�ne internet auguran una plataforma s�lida en el futuro inmediato.
La globalizaci�n ha permitido, y muchas veces ha promovido, un cambio radical en la concepci�n de la "educaci�n", asociada a expresiones como "la era de la informaci�n", "la supercarretera de la informaci�n", o "la sociedad del conocimiento".
Hoy m�s que nunca, se puede percibir las limitaciones del enfoque educativo formal, centrado en la ense�anza, focalizado en el "aula f�sica" y con un instructor delante. Enfoque a�n predominante en muchos pa�ses. Cuando un alumno conoce otros entornos y personas, c�mo viven, qu� piensan, qu� problemas enfrentan, cu�n semejante o diferente es de ellos, y descubre qu� f�cil es lograrlo; las lecciones de anatom�a o las fr�as ecuacionesde segundo grado caen por su propio peso. Tal vez sea prematuro sacar conclusiones, pero nadie podr� negar la potencia y valoreducativo de una herramienta tan simple como el correo electr�nico, para vincular e integrar personas.
La educaci�n global requiere un cambio actitudinal importante en las personas a la par que una modificaci�n de pol�ticas en las instituciones, especialmente en las educativas y en los gobiernos.
Pareciera que a rega�adientes, los gobiernos incrementan t�midamente los recursosfinancieros para el llamado "sector educaci�n". He ah� el problema, lo educativo es concebido como "un sector" que ahora requiere mayor dinero que antes. Existe una explicaci�n lineal insuficiente. Invertir en educaci�n (instrucci�n para ser m�s precisos) de los ni�os de hoy para que aprendan lo que la sociedad necesitar� de ellos ma�ana.
La informaci�n que debe ser difundida a los estudiantes, por ejemplo, no puede continuarse difundiendo a trav�s del "docente de aula", labor para la cual los maestros y cualquier otro profesional, cada d�a, son menos competentes. El enfoque de "centro educativo", donde se sostuvo siempre que era posible "encontrar" o tener acceso a todos los "recursos educativos" necesarios para la formaci�n del alumno, hoy es obsoleto. Pues los recursos educativos actuales se hallan en la vida cotidiana y distribuidos por el mundo.
Incluso el rol de "facilitador" o "mediador" que parece ahora rescatarse para el maestro, puede ser insuficiente o err�neamente formulado, cuando la "educaci�n" escapa a las "escuelas", cuando los ni�os -y los mayores tambi�n- aprenden y se forman en la vida cotidiana, en el hogar, en la calle, en la televisi�n, en el trabajo, ... en internet.
3. ARGUMENTOS EN PRO Y EN CONTRA.
Entre los beneficios m�s claros que los medios de comunicaci�n aportan a la sociedad se encuentra el acceso a la cultura y la educaci�n, los avances tecnol�gicos y los beneficios que comporta la era de la comunicaci�n en que vivimos arrojan un balance y unas previsiones extraordinariamente positivas. Sin embargo, algunos expertos han incidido en que debe existir una relaci�n entre la informaci�n que se suministra y la capacidad de asimilaci�n de la misma por parte de las personas. Por ello, es conveniente una adecuada educaci�n en el uso de estos poderosos medios.
El saber cambia el mundo, y nuestro mundo est� cambiando con la prontitud de los saberes
nuevos. Por eso apenas atinamos a decir que nuestra �poca es distinta Por ello la educaci�n debe replantear sus objetivos, sus metas, sus pedagog�as y sus did�cticas si quiere cumplir con su misi�n en el siglo, brindar satisfactores a las necesidades del hombre, como dice Bill Gates en lo que trae el futuro" Las mismas fuerzas tecnol�gicas que har�n tan necesario el aprendizaje, lo har�n agradable y practico. Las corporaciones se est�n reinventando en tornode las oportunidades abiertas por la tecnolog�a de la informaci�n, las escuelas tambi�n tendr�n que hacerlo".
La virtualidad del saber no supone un saber-menos, o un saber-peor. Tampoco supone un saber-de-segundogrado o de segunda categor�a. Antes bien, corresponde a una transformaci�n de los procesos mediante los que se aprende, constata (anota) y explica el mundo, procesos que est�n en sinton�a y dependencia con nivel de desarrollo de los medios tecnol�gicos del actual momento hist�rico.
Por ello, cada vez es preciso dise�ar nuevos escenarios y acciones educativas, es decir, proponer una pol�tica educativa espec�fica para el entorno cibern�tico. Aunque el derecho a la educaci�n universal s�lo se ha logrado plenamente en algunos pa�ses, motivo por el cual hay que seguir desarrollando acciones de alfabetizaci�n y educaci�n en el entorno real. Este exige dise�ar nuevas acciones educativas.
Debemos proponernos capacitar a las personas para que puedan actuar competentemente en los diversos escenarios de este entorno. Por ello, adem�s de aplicar las nuevas tecnolog�as a la educaci�n, hay que dise�ar ante todo nuevos escenarios educativos donde los estudiantes puedan aprender a moverse e intervenir en el nuevo espacio telem�tico.
Las redes educativas virtuales son las nuevas unidades b�sicas de dicho sistema educativo, que incluye el dise�oy la construcci�n de nuevos escenarios educativos, la elaboraci�n de instrumentos educativos electr�nicos y la formaci�n de educadores especializados en la ense�anza en el nuevo espacio social.
Las interrelaciones educativas en los entornos reales o naturales suelen ser pres�nciales, est�n basadas en la vecindad o proximidad entre los actores o interlocutores y requieren la coincidencia espacial y temporal de quienes intervienen en ellas.
En cambio, el espacio virtual, cuyo mejor exponente actual es la redInternet, no es presencial, sino representacional, no es proximal, sino distal, no es sincr�nico, sino asincr�nico, y no se basa en recintos espaciales con interior, frontera y exterior, sino que depende de redes electr�nicas cuyos nodos de interacci�n pueden estar diseminados en distintos lugares.
En el nuevo milenio, las redes telem�ticas son la expresi�n m�s desarrollada del entorno virtual debido a su car�cter multimedia, muy importante a efectos educativos, y al grado de interactividad.
Han surgido nuevas tecnolog�as de memorizaci�n, archivo y documentaci�n, y la realidad virtual abre nuevas posibilidades para el desarrollo de procesos perceptivos y sensoriales.
A trav�s de las redes electr�nicas es posible teletrabajar, entretenerse, investigar y hacer arte, entre otras muchas cosas. El entorno virtual es un nuevo espacio social porque actividades sociales pueden desarrollarse en redes, no s�lo en los hogares, instituciones o empresas.
Al apoyar una pol�tica educativa espec�fica para la aul�stica virtual no se pretende que vaya a sustituir la que ya se lleva a cabo en la sociedad actual. Las Universidades y escuelas seguir�n existiendo.
Lo que podr�a ocurrir es que a los centros acad�micos se les superpongan redes educativas digitales a trav�s de las cuales se desarrollar�an procesos educativos del entorno virtual, complementarios a los entornos reales.
El derecho a la educaci�n universal tiene que ampliarse, porque los espacios sociales se han ampliado. Lo cierto es que el entorno digital emergente exige dise�ar nuevas acciones educativas, complementarias a las ya existentes.
Los cambios ya se vislumbran y llegar�n otros que ni siquiera nos imaginamos. Tenemos que prepararnos para ese nuevo entorno lleno de oportunidades, pero tambi�n de incertidumbres. La tecnolog�a y las telecomunicaciones en todas sus formas cambiar�n la forma de vivir, de trabajar, de producir, de comunicarnos, de comprar, de vender. Todo el entorno ser� bien distinto. El gran imperativo ser� �l prepararnos y aprender a vivir en ese nuevo entorno. Ante toda esta din�mica, el sistema educativo tiene un reto muy importante. Debe cuestionarse a s� mismo, repensar sus principios y objetivos, reinventar sus metodolog�as docentes y sus sistemas organizacionales. Tiene que replantear el concepto de la relaci�n alumno - profesor y el proceso mismo del aprendizaje, los contenidos curriculares, adem�s, revisar cr�ticamente los modelos mentales que han inspirado el desarrollo de los sistemas educativos.
Por lo anterior, la necesidad de repetir una y otra vez, hasta la saciedad, algunas de las ideas
innovadoras sobre las que se ha logrado un cierto consenso a lo largo de los a�os, aunque con muy escasos resultados a�n en el sistema educativo, desde la educaci�n infantil hasta la educaci�n universitaria.
As�, por ejemplo: la autonom�a de los centros educativos, la calidad en la ense�anza de todos los aspectos, la interdisciplinariedadespecialmente en la educaci�n avanzada, la utilizaci�n plena y apropiada de las nuevas tecnolog�as en el aprendizaje, la formaci�n profesional despu�s de cada uno de los niveles educativos como complemento de una s�lida educaci�n general que forme para la vida, o la educaci�n para "aprender a ser, a hacer, a vivir y a convivir", son todas ellas parte de ese largo etc�tera de numerosos intentos renovadores, cargados de frecuentes frustraciones para cuantos nos hemos dedicado a estos menesteres en nuestra vida profesional, en particular durante las �ltimas tres d�cadas.
De ah� esa cada vez m�s extendida inquietud en busca de un nuevo paradigma educativo en v�speras del siglo. Ese profundo replanteamiento no puede ser acometido por el sistema educativo en su conjunto ni tampoco por niveles o modalidades no reglamentadas. La transformaci�n profunda tiene que producirse esta vez de abajo hacia arriba, desde una reconversi�n total de cada uno de los centros educativos; desde un cambio de actitudes y de
planteamientos por parte de educadores y desde el empe�o responsable de cada uno de los dicentes o alumnos, es decir, de quienes son los verdaderos "clientes" del proceso de aprendizaje, de acuerdo con el lenguaje y la mentalidad imperantes inspirados en los principios de la econom�a libre o social de mercado.
La sociedad del siglo seguramente reafirmar� que aprender es la m�s importante fuente de riqueza y bienestar, de capacidad de competir y de cooperar en paz. En consecuencia, cada instituci�n educativa tiene que empezar por aceptar la necesidad de transformarse en una organizaci�n competitiva para facilitar el aprendizaje personal y colectivo ante el siglo.
El mayor esfuerzo debe dedicarse hoy d�a, por tanto, al dise�o de instituciones realmente capaces y deseosas de evolucionar para adaptar sus medios a las nuevas necesidades sociales e individuales con vista al futuro, desde la doble exigencia de establecer unas dimensiones adecuadas o cr�ticas, as� como un �mbito suficientemente polivalente para asegurar una oferta integral. Tales instituciones, si persiguen con empe�o una calidad total, merecen la m�xima autonom�a y el mayor apoyo p�blico y privado posible, aunque siempre dentro de un marco normativo com�n que asegure la m�xima armon�a y la mayor eficacia.
4. CONCLUSI�N.
Vivimos en un per�odo de transici�n entre una sociedad industrial y una sociedad de la informaci�n. Las escuelas tal como las conocemos est�n dise�adas para preparar a las personas para vivir en una sociedad industrial. Los sistemas de educaci�n preparan a las personas para ocupar un lugar en la sociedad imitando a las f�bricas y oficinas de una sociedad industrial.
Diariamente, en todo el mundo, los j�venes utilizan bicicletas, colectivos, autom�viles o trenes para ir a la escuela, exactamente lo mismo que har�n m�s adelante para ir a trabajar. Se supone que tendr�n que fichar a una hora concreta y aprenden a trabajar en los pupitres de las aulas que son exactamente iguales a las oficinas de la industria y el comercio. El modo en que se administra el tiempo, en que se dividen las asignaturas para su estudio y en que se organizan las escuelas como burocracias son anticipaciones de la vida despu�s de la escuela. Cuando suena el timbre al finalizar el d�a escolar, los alumnos salen corriendo para trasladarse a casa, exactamente igual a lo que hacen los trabajadores de las f�bricas y oficinas aproximadamente una hora m�s tarde.
Una sociedad industrial depende del movimiento f�sico de las personas y los bienes, de manera que la infraestructura tecnol�gica fundamental es el ferrocarril, las rutas, el mar y el transporte a�reo. La infraestructura tecnol�gica fundamental de una sociedad de la informaci�n es sin embargo, la red de telecomunicaciones. Para preparar a las personas para vivir en una sociedad de la informaci�n, se necesita un sistema educativo que se base en las telecomunicaciones y no en el transporte.
Hoy en d�a, si se quiere hablar con alguien que no se encuentra presente, tenemos dos elecciones que representan las diferentes formas de hacer las cosas en una sociedad industrial y en una sociedad de la informaci�n: ir a verlo o llamarlo por tel�fono. Utilizar una red de transporte o una red telef�nica.
Es raro tener una elecci�n similar en educaci�n. Si se tiene que asistir a una clase hay que viajar hasta el aula. La educaci�n precisa una alternativa. Alumnos y maestros deber�an poder tener la opci�n de reunirse para la instrucci�n por medio de las telecomunicaciones o del transporte".
Esta es precisamente la l�gica subyacente al desarrollo de propuestas educativas en Internet: las nuevas tecnolog�as presentan a priori una posibilidad de elecci�n entre la educaci�n presencial y la educaci�n virtual.